Data brokers: El negocio de la información privada

Fecha publicación: 2015-09-27

Cientos de empresas hacen negocio en todo el mundo comerciando con los datos privados de millones de personas a las que nunca pidieron permiso. No sólo eso: casi nadie sabe adónde acudir para darse de baja o modificar informaciones erróneas  o incómodas que incluyen desde impagos hasta algo tan íntimo como el estado civil, las inclinaciones sexuales o las posibilidades de sufrir un cáncer. Según Boston Consulting, en 2015 habrá 1.000 gigabytes de datos, el doble de lo que puede almacenar un ordenador portátil, por cada ser humano.    

 

Esta aparente invasión no tiene como objetivo crear una especie de Estado policial más propio de amantes de las viejas conspiraciones. Multinacionales data brokers como Experian, TLO, Neustar o Datalogix desean exclusivamente que sus socios, los que les compran sus archivos y análisis sobre cada uno de nosotros, adapten su oferta como un guante a las necesidades, aspiraciones y conductas de sus clientes. En principio, las aseguradoras calcularán mejor las primas si tienen pistas sobre nuestro historial médico y los fabricantes de carritos de bebé ahorrarán recursos y molestias si pueden dirigir sus promociones a las parejas jóvenes en vez de incluir sin querer a jubilados y solteros crónicos. En el caso concreto de Experian, afirma la compañía a Forbes, ya han abierto un registro positivo (buenos pagadores) y negativo (malos pagadores) en Reino Unido para que los bancos ofrezcan mejores condiciones a unos que a otros.


(Si no encuentras la revista y ya no está en el kiosco, puedes pedirme una copia privada para seguir leyéndolo).