Los lobbies españoles ya no quieren vivir en la sombra

Fecha publicación: 2015-09-28

Puertas cerradas. Ésa es la imagen que rápidamente les viene a la cabeza a muchos ejecutivos y ciudadanos cuando se habla de la actividad de los grupos de presión. También pasan por sus mentes fotografías en blanco y negro de salas enturbiadas por el humo de los habanos o de reservados en restaurantes llenos de conspiradores a la carta, puertas giratorias y maletines cerrados con regalos y dinero de origen inconfesable.

 

En estas circunstancias, no es extraño que un lobby que representa a las mayores multinacionales españolas y que se esfuerza en mejorar la imagen de nuestro país entre los inversores extranjeros, el Consejo Empresarial para la Competitividad, asegure que ellos sólo son un laboratorio de ideas. Tampoco sorprende que millones de personas estén convencidas de que hace falta una regulación que limite e incluso prohíba en algunas ocasiones estos grupos. Los relacionan con corrupción, malas prácticas y el cobro de comisiones en b. ¿Cómo no iban a tener que prohibirlos?


(Si no encuentras la revista y ya no está en el kiosco, puedes pedirme una copia privada para seguir leyéndolo).