Te equivocas: el dinero sí es cultura

Fecha publicación: 2015-09-25

Los economistas y los entusiastas de las humanidades se han evitado durante décadas como si estuviesen atrapados en ese cuento de Edgar Allan Poe, William Wilson, donde el protagonista huye de otro personaje que tiene su misma cara, que intenta imitar sus gestos y su tono de voz y que, por supuesto, parece programado genéticamente para aguarle todas las fiestas, timbas y corruptelas que son la esencia de la felicidad de su vida. En una de esas interrupciones- y harto de esta situación- lo arrincona en la oscuridad y lo mata con su espada. Todo eso para descubrir, pocos segundos después, que acaba de suicidarse: agresor y aguafiestas eran la misma persona. 

 

John Lanchester ha decidido retorcer el final del cuento y buscar un principio de reconciliación para esta extraña pareja. Y lo ha hecho publicando un libro, Cómo hablar de dinero (Anagrama, 2015), en un momento en el que los economistas se sienten menos seguros de sus ideas y muchos humanistas se han convencido de que la economía- al igual que la literatura, la historia, o la filosofía- es cultura.  Por si fuera poco, también han llegado a la conclusión de que o comprenden mejor cómo funciona el mercado o no podrán participar seriamente en ningún debate que sirva para mejorarlo y hacerlo más justo. 


(Si no encuentras la revista y ya no está en el kiosco, puedes pedirme una copia privada para seguir leyéndolo).